“No, espera, vamos de nuevo” es lo que se escucha muchas veces en los practicantes de Krav Maga cuando fallan una técnica. Y cada vez que como instructor veo esta escena les digo que continuen haciendo la tecnica, terminen y recien ahi le pidan que vaya de vuelta.

Lo mismo sucede cuando se escapa algún golpe. No es bueno pedir perdón en medio de la técnica.

Krav Maga funciona en gran parte gracias al reflejo condicionado, a repetir algo una buena cantidad de veces para que funcione de una manera natural en nuestro cuerpo, sin que tengamos que siquiera pensarlo concientemente.

Un buen prácticamente de Krav Maga debería entrar en “Modo Bestia”, lo cual no significa pegarle a sus compañeros ni estar completamente loco, pero si hacer las tecnicas como si su vida dependiera de ello, ya que para ello están diseñadas las mismas.

Es decir, deberían entender que uno mismo, con su cuerpo, puede ser peligroso y que, dado el caso, va a activar un interruptor que lo ponga en modo Krav Maga y donde cualquiera que se interponga en su camino con intenciones de dañarlo puede estar en peligro.

No sirve “ir a medias”, hacer las técnicas cansado y así nomás, sino que realmente un buen prácticamente debería prepararse de la mejor manera para una situación peligrosa.