Pongámonos en situación. No es que te guste pero tenes que recorrer una calle, a pie, y tenes el potencial riesgo de que un atacante aparezca. Que deberías hacer?

Lo primero. Deja tu celular. Concéntrate en caminar, mira alrededor cada tanto. No tengas miedo, ni actúes con miedo, pero mantenete alerta.

Trata de mantenerte un paso adelante. Toda abertura puede ser un riesgo, todo punto ciego donde no veas también. Procura mirar para atrás cada tanto. Si tenes que pasar cerca de otras personas, observale las manos.

Trata de ver la actitud de las personas que puedan caminar hacia vos y sobretodo, sentí en tu cuerpo si quien se acerca representa o no un peligro. Simplemente sentilo.

Evita ir contra las paredes o ser fácilmente acorralable, evita situaciones en las que te encuentres vulnerable. Si te intentan frenar movete a un lado y seguí caminando.

No es que sea lindo caminar asi, pero a veces, solo a veces y en situaciones de riesgo, es necesario.

Si alguien se acerca y no tuviste posibilidad de evitarlo, observa atentamente donde están ambas manos. En ella reside el peligro. Si sus manos están cubiertas, en su espalda, en sus bolsillos, tenes el riesgo de que esté ocultando un arma.

Evalua lugares hacia donde correr y observa a tu alrededor para determinar que podes utilizar como objeto para defenderte si tenes algún problema.

Esto, claro está, es solo para aplicar en situaciones de riesgo, en lugares peligrosos. No para que vayas caminando asi en todo momento, porque no sería sano para nadie caminar de esta manera.